Una de las cosas que deberemos hacer antes de conducir es instalarnos convenientemente al volante, a veces olvidamos lo más obvio y nos puede causar adquirir vicios peligrosos a la larga.
Para algunas personas, conducir es un placer. Para otras, es una catarsis, una forma de descargar nuestras emociones acumuladas durante el día. En estás fechas de verano, es especialmente importante que seamos prudentes en nuestra conducción, porque, no sólo jugamos con nuestra seguridad, sino también con la de los que nos rodean.
Page 1 of 2