Monday, 26 October 2015 10:28

El síndrome de la butaca de cine

La aparición de un dolor inespecífico en la parte anterior de la rodilla, que suele presentarse al comenzar a andar tras un periodo prolongado sentado en la misma posición, puede ser una señal del síndrome de la butaca de cine.
Les sucede a aquellas personas que permanecen sin moverse durante la proyección de una película, pero también aquellas que conducen durante mucho tiempo o permanecen quietas en reuniones o eventos de larga duración.

La causa de la aparición de este dolor suele ser una disfuncionalidad en la articulación entre la rótula y el fémur. Es con tareas como acuclillarse, subir o bajar escaleras o permanecer mucho tiempo sentado cuando se pone esta estructura en situación de estrés.

Afecta a un 25% de la población, especialmente a los jóvenes. Si las mujeres son las más afectadas, es debido a la alteración de la alineación de la rodilla, al tener ellas la pelvis más ancha que los hombres.

Se puede considerar como un proceso producido por microtraumatismos de repetición, que originan un dolor y una pérdida de funcionalidad que condicionan la calidad de vida del que la padece, limitando el desarrollo de su movilidad, tanto en su trabajo, como en su actividad deportiva y en sus relaciones personales y/o sociales. Por ello es tan importante el diagnóstico y el tratamiento en etapas iniciales llevado a cabo por profesionales de la salud.

En la mayoría de los casos el tratamiento es básicamente conservador, mediante la modificación de los hábitos en la actividad física, la administración de antiinflamatorios, la fisioterapia, el uso de plantillas o rodilleras y, en algunos casos, las infiltraciones de corticoides o de plasma rico en factores de crecimiento.

Fuente GHQ