Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

BLOG SEGUROS ADESLAS

Ictus, Esta Información Puede Salvar Vidas

Seguro que conoces a alguien que ha sufrido un ictus o accidente cerebrovascular, y es que este problema de salud es cada vez es más frecuente en nuestra sociedad. El ictus o accidente cerebrovascular es

una enfermedad en la que se produce una interrupción repentina (transitoria o definitiva) del riego sanguíneo a alguna zona del cerebro, lo que altera las funciones de este órgano y puede dejar graves secuelas para la salud. Es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes y el primer motivo de discapacidad en adultos. También conocidas como embolias, se manifiestan de forma súbita. El ictus es el equivalente a un infarto de corazón pero en el cerebro. En España, el ictus incide en 170 casos sobre cada 100.000 habitantes y es la segunda causa de muerte.

Hay dos tipos principales de ictus: Unas son las hemorragias cerebrales, que se producen cuando un vaso sanguíneo (vena o arteria) se rompe, y otro son los infartos cerebrales, que ocurren cuando una arteria se obstruye por la presencia de un coágulo de sangre. Cuando se sufre un ictus, el daño cerebral adquirido puede ser irreparable y dejan secuelas que seguro repercuten de forma notable en la calidad de vida de los afectados. Después de un ictus, solo un tercio de los pacientes se recupera totalmente, otro tercio queda con secuelas, y el otro tercio fallece.

Por esto, una atención rápida y a tiempo es fundamental en el ictus, porque alguno de los tratamientos médicos aplicables no se puede administrar pasadas cinco horas desde el inicio de los síntomas. En otras ocasiones, el tratamiento sanitario no debe demorarse más de entre seis y doce horas.

Desde Adeslas Boadilla queremos daros unas pautas para que podáis reconocer los síntomas de un ictus, para poder ser tratados a la mayor brevedad posible y con más ofertas de tratamientos médicos. Los síntomas más frecuentes son:

–          Pérdida de visión total o parcial en uno o ambos ojos.

–          Debilidad muscular en la cara, brazo o pierna de un lado del cuerpo.

–          Sensación de hormigueo o acorchamiento en cara, brazo o pierna de un lado del cuerpo.

–          Dolor de cabeza repentino y muy intenso

–          Perdida de equilibrio o sensación de vértigo.

–          Confusión o dificultad para hablar o entender.

Si tú o alguien cercano sufre alguno de estos síntomas, llama de inmediato al servicio de emergencias, aun cuando los síntomas hayan desaparecido.

Categorías

Prensa
Médicos
Mascotas
Hogar
Dentistas
Decesos